Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

alimentacion.es

Campo verde en primavera Paisaje campo soleado Campo en primavera Viñedo en invierno Cereal segado Arrozal Trigo segado Paisaje de cereales en primavera Campo de trigo Viñedo al atardecer Paisaje de un encinar adehesado Viñedo en verano
Lupa

Coneix el que menges

Enciclopèdia dels aliments

Queso
Consejos prácticos de compra y consumo

El cuidado y la conservación

  • La conservación

La conservación de los quesos fuera de su lugar de origen puede plantear problemas si se quieren guardar durante cierto tiempo.
Recordad la máxima: “Cuanto más blando es el queso y más pequeño su formato, más humedad necesita alrededor para una buena conservación”
Para aquellos entusiastas que deseen “afinar” sus quesos y mantenerlos en buenas condiciones, pueden utilizar un frigorífico normal pero hay que acondicionarlo por dentro, pues necesitamos mantener una humedad alta. Para ello, sacamos el cajón de las verduras, lo llenamos de agua, que iremos reponiendo a medida que se vaya consumiendo, y listo. De esta manera, los quesos siguen evolucionando correctamente y podemos disponer diferentes tipos de queso en sus rejillas. Conviene voltearlos cada 3-4 días para realizar una buena maduración o afinado.
Los quesos de pasta dura (prensada) se conservan bien enteros durante varios meses en manteca o aceite de oliva y a una temperatura menor de 14ºC. También evolucionan bien en el frigorífico envueltos en un paño ligeramente humedecido y cambiado cada semana.

 

Volver a El cuidado y la conservación

Volver a Consejos de compra y consumo

Volver al Menú Principal