Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

alimentacion.es

Campo verde en primavera Paisaje campo soleado Campo en primavera Viñedo en invierno Cereal segado Arrozal Trigo segado Paisaje de cereales en primavera Campo de trigo Viñedo al atardecer Paisaje de un encinar adehesado Viñedo en verano
Lupa

Coneix el que menges

Enciclopèdia dels aliments

Queso
Consejos prácticos de compra y consumo

El cuidado y la conservación

  • Duración de la conservación

Dependiendo del tamaño, la consistencia de la pasta y el grado de maduración, deberemos respetar los tiempos máximos de conservación si queremos degustarlos en su punto. El tiempo está calculado para una conservación en frío de 6 a 10ºC.


Quesos frescos:
Tipo burgos: 1 semana y en su envase.
Frescos prensados (Murcia, Cádiz, Málaga) 2 semanas en verano y hasta 3-4 en invierno.
Para los frescos ácidos (Cebreiro, pastas lácticas) hasta 2-3 semanas en envase hermético.
Conservación en envases herméticos y lo más próximo al congelador.


Quesos de pasta blanda:
En su envase original, se pueden almacenar en el cajón de verduras del frigorífico por un tiempo no superior a las 2-3 semanas. En cuanto a las piezas ya cortadas, se pueden mantener bien durante una semana, a condición de que estén bien envueltas.


Quesos de pasta prensada:
Formatos de ½ kilo: 1 mes; de 1 kg hasta 2 meses.
Formatos mayores de 3 kg: de 4 a 5 meses.
Los quesos duros añejos suelen tener su grasa ya oxidada y degradada, por lo que pueden aparecer notas jabonosas, y por ello no se recomienda guardarlos más de 3 meses.

     Tortas:
Para piezas > de 1 kg. 30 días máximo Lavar la corteza cada 3-4 días para que mantenga la cremosidad. Para piezas menores, hacer la misma operación de lavado pero no almacenar más de 2 semanas pues se vuelven duras y de sabor amoniacal.
Se pueden congelar hasta 3 meses. Para volver a consumir: dejarlo un día en el frigorífico y luego 4-5 horas a temperatura ambiente 25-26ºC.


Quesos de pasta azul:
Los de tamaño grande, de más de 2 kg, hasta 2 meses, siempre que no estén demasiado maduros (Olor amoniacal).
Los de formato pequeño < 1 kg, unas 2 semanas, pues se resecan rápido.
Las piezas enteras conviene protegerlas con un trapo humedecido para evitar su desecación.

 

Volver a El cuidado y la conservación

Volver a Consejos de compra y consumo

Volver al Menú Principal