Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

alimentacion.es

Campo verde en primavera Paisaje campo soleado Campo en primavera Viñedo en invierno Cereal segado Arrozal Trigo segado Paisaje de cereales en primavera Campo de trigo Viñedo al atardecer Paisaje de un encinar adehesado Viñedo en verano
Lupa

Alimentación responsable

Recetario para la reducción de desperdicios

Recetas
Pastel de plátano maduro

Pastel-de-plátano-maduro

Ingredientes

Para 4 personas:

  • 4 plátanos muy maduros o que vayan a estropearse
  • 200 g de harina
  • 2 cucharadas de postre de levadura
  • 40 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 70 g de azúcar en polvo
  • 25 g de nueces
  • Ralladura de naranja
  • Ralladura de limón

Preparación

Se mezclan en la batidora la harina, mantequilla, huevos y azúcar hasta que quede una masa homogénea. A continuación se añade la levadura. Se cortan en rodajas los plátanos maduros, se añaden a la masa y se vuelven a mezclar en la batidora. Posteriormente se añaden las nueces y las ralladuras de limón y naranja. Una vez conseguida una textura adecuada se coloca en un molde y se mete al horno precalentado anteriormente, durante una hora a 180 grados.

Por último, se espolvorea por encima azúcar glas en polvo al gusto del consumidor.


Dificultad

Media


Medidas por ración

Un trozo del grosor de dos dedos


Valor Nutricional

Energía y nutrientes

Plato/Ración

%IR cubierto*

Energía (Kcal)

435

15%

Proteínas (g)

7,9

15%

Grasas totales (g)

13,5

-

Hidratos de carbono (g)

68,2

-

Fibra (g)

4,3

-

Fósforo (mg)

141

20%

Magnesio (mg)

49,6

14%

Folato ((µg)

0,5

25%

Vitamina B6 (mg)

130

33%

*Ingestas Recomendadas para un varón con edad 20-39 años y con una actividad física moderada: 3.000 kcal (Moreiras y col, 2013)

Comentario nutricional

El pastel de plátano maduro es una buena forma de hacer un postre sencillo y nutritivo y de aprovechar fruta que puede estropearse. Destaca por su alto contenido en hidratos de carbono procedentes tanto de la harina como del plátano. Al ser plátanos muy maduros, destaca su contenido en azúcares sencillos. También aporta vitaminas como el ácido fólico y la vitamina B6, y minerales como el fósforo y el magnesio.