Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

alimentacion.es

Campo verde en primavera Paisaje campo soleado Campo en primavera Viñedo en invierno Cereal segado Arrozal Trigo segado Paisaje de cereales en primavera Campo de trigo Viñedo al atardecer Paisaje de un encinar adehesado Viñedo en verano
Lupa

Conoce lo que comes

Enciclopedia de los Alimentos

Queso
Queso Flor de Guía, Queso de Media Flor de Guía y Queso de Guía

CARACTERÍSTICAS ORGANOLÉPTICAS

QUESO DE FLOR DE GUÍA

  • Textura al tacto: Al tacto es poco rugosa, húmeda en los muy jóvenes y algo húmeda en los curados y nada elástica.

  • Olor: De intensidad media que recuerda a la familia láctica: a leche, familia vegetal: a pastos, a heno, familia afrutada a frutos secos, y a la familia animal: con recuerdos a leche de oveja. 

  • Textura en boca: Firmeza débil, blanda en los más jóvenes y más firme en los madurados, nada friable, tierno y pastoso. Algo adherente, de granulosidad muy fina (harinoso), algo húmedo en los tiernos. Cremoso. Fundente y Soluble, estas propiedades crecen al avanzar la maduración.

  • Aroma: Al masticar el aroma que se detecta de forma suave no informa de otros identificadores diferentes de los del olor pero se aprecian con mayor intensidad las notas vegetales del cardo y de los pastos de los que se alimenta el ganado.

  • Sabor: Ácido, poco salado y agradable amargor, debido principalmente a la intensa acción, durante la maduración del queso, del coagulante empleado (Flor de cardo).

  • Otras sensaciones: Algo picante, ligeramente astringente y ligeramente ardiente. Sensaciones que serán más acusadas cuánto más maduro esté el queso.

  • Gusto residual: No se perciben sensaciones diferentes a las ya descritas.

  • Persistencia: Media (15 segundos). Aumenta con el grado de maduración de los quesos.

 QUESO DE MEDIA FLOR DE GUÍA

  • Textura al tacto: Al tacto es poco rugosa, húmeda en los muy jóvenes y algo húmeda en los curados y nada elástica.

  • Olor: De intensidad media que recuerda a la familia láctica: a leche, familia vegetal: a cardo, a la familia afrutada  a frutos secos, y a la familia animal, a cuajo y con recuerdos a leche de oveja.

  • Textura en boca: Al morder el queso, tiene una firmeza débil, es blando, en los más jóvenes y más firme en los madurados, ligeramente friable, Es tierno y pastoso. Algo adherente, la granulosidad es fina (harinoso), algo húmedo en los tiernos. Cremoso, Fundente y Soluble, estas propiedades crecen al avanzar la maduración.

  • Aroma: Al masticar el aroma que se detecta de forma suave no informa de otros identificadores diferentes de los del olor, apreciándose con mayor intensidad las notas debidas a los coagulantes y los pastos.

  • Sabor: Ácido, poco salado y agradable amargor debido principalmente a la intensa acción, durante la maduración del queso, del coagulante empleado (Flor de cardo) y los pastos de los que se alimenta el ganado.

  • Otras sensaciones: Ligeramente picante, astringente y ardiente, sensaciones que serán más acusadas cuánto más maduro esté el queso.

  • Gusto residual: No se perciben sensaciones diferentes a las ya descritas.

  • Persistencia: Intensidad de baja a media (15 segundos). Aumenta con el grado de maduración de los quesos.

QUESO DE GUÍA

  • Textura al tacto: Al tacto es poco rugosa, húmeda en los muy jóvenes y algo húmeda en los curados y nada elástica.

  • Olor: De intensidad media que recuerda a la familia láctica: a mantequilla, familia vegetal: a pasto, a heno, a la familia afrutada, a frutos secos y a la familia animal: a caldo de carne, a cuajo. Y en ocasiones a las familias floral o torrefacta: a avellana tostada.

  • Textura en boca: Al morder el queso, tiene una firmeza débil, es blando en los más jóvenes y más firme en los más madurados, friable, tierno y pastoso, algo adherente. La granulosidad es de fina a ligeramente harinosa, algo húmedos los tiernos y algo secos los muy maduros. Cremoso, fundente y soluble, estas propiedades crecen al avanzar la maduración.

  • Aroma: Al masticar el aroma que se detecta de forma suave no informa de otros identificadores diferentes de los del olor.

  • Sabor: Ácido, nada salado y algo amargo.

  • Otras sensaciones: Ligeramente picante, ligeramente astringente y ligeramente ardiente. Sensaciones que serán más acusadas cuánto más maduro esté el queso.

  • Gusto residual: No se perciben sensaciones diferentes a las ya descritas.

  • Persistencia: De intensidad media (15 segundos) en los tiernos. Aumenta con el grado de maduración de los quesos.

 

Volver a Queso de Flor de Guía, Queso de Media Flor de Guía y Queso de Guía